iA


Eliana Otta Vildoso: Cambio de casa

by admin

Abierta al público entre el 1 de octubre y el 24 de octubre de 2010
Horario 2:30 p.m. a 7:00 p.m
Calle 15 Norte No. 8N-41
Granada, Cali

Cambio de casa es una exposición que resulta de una conversación entre La Sultana y la artista. En el transcurso de dos meses, desde que Eliana visitó por última vez a Cali, decidimos asumir el proyecto de mostrar su trabajo en algún lugar de la ciudad. Quisimos establecer un vínculo con la obra para compartirla con el público y comenzar a proyectar las ideas que tenemos de trabajar con artistas latinoámericanos cuya visita represente esfuerzos logísticos sostenibles.

La exposición fue inicialmente planteada para ser resuelta con agilidad y simpleza, pero a medida que el dialogo electrónico y telefónico evolucionó, las conversaciones y la consecuente necesidad de estudiar mas la obra de Eliana estimuló relaciones mas complejas; la posibilidad de ser mas selectivos con los proyectos que pensabamos podrían ser mas relevantes que otros –en condición de residentes en Cali– fue tomando forma. Uno de esos proyectos es Antes del derrumbe, una exploración gráfica y conceptual de las transformaciones físicas y sociales de un barrio tradicional en el centro de Lima. Le pedimos a Eliana que trajera este trabajo pues encontramos que existen casos similares en Cali y en otras ciudades como Bogotá, en donde la indiferencia por estos espacios e historias va en aumento; siendo ciudadanos y habitantes de estos espacios algunas preguntas surgen. Dice Eliana:

“Desde hace doce años vivo en Miraflores, en la Aurora primero, y desde hace cuatro cerca al faro. Nos mudamos cuando mi mamá empezaba una nueva etapa de su vida, una etapa con vista al mar. La vista se fue tapando paulatinamente, pero en el último par de años desapareció por completo gracias al proceso de transformación urbana que en Lima se ha acelerado de un modo casi grotesco y aparentemente sin retorno. Los derrumbes son cosa diaria por mi barrio y los camiones invaden las calles casi sin dejar espacio para que pase mi bicicleta junto a ellos. Las casas antiguas son cambiadas por poco agraciados edificios que se rajan con los temblores sin haber pasado un lustro de su construcción. Cuando tumbaron la casa que soñaba con alquilar el día en que yo decidiera empezar una nueva etapa de mi vida, empecé a tomar fotos de las casas que me imaginaba que pronto correrían la misma suerte. Busqué hablar con sus habitantes y algunos accedieron a mostrarme sus interiores, sus fotos familiares y a contarme sus historias, muchas veces representadas por objetos igual de o más viejos que las casas en sí mismas. Un poco de eso y de otras cosas más tratan estos dibujos…”

————————-

De Miraflores a Granada

Algunos apuntes sobre la sinceridad y el respeto en una obra de Eliana Otta

En una extraña pero evidente sintonía algunas ciudades latinoamericanas como Lima en Perú y Cali en Colombia, cuentan con una serie de barrios cerca de o en el mismo centro de sus ciudades, que han sufrido transformaciones severas en su trazado, su uso y su conformación arquitectónica original. La odiosa comparación con los conservados tesoros urbanos europeos es inevitable; es incomprensible la crueldad con la que los [ambiciosos] urbanizadores y [desilusionados] propietarios le dan la espalda a su propia historia para acomodar apretados edificios y locales de una insignificante calidad arquitectónica. Además de ser un grave problema visual que afecta a los ciudadanos sensibles, las lamentables renovaciones tienen un efecto social muy delicado que tiene su origen en una inabarcable indiferencia por el patrimonio.

La falacia de esa versión del desarrollo económico no tiene compasión, la arrasadora maquinaria no se detendrá. Desde la práctica artística existen respuestas como la de Eliana Otta. Los registros plásticos y conceptuales de los artistas contemporáneos parecen ofrecer una ruta para recorrer estos espacios y estas pequeñas historias que de otra manera quedarían sepultadas entre los escombros. Documentados de diferentes maneras, estos trazos conforman una Historia que a las autoridades locales y a los constructores no les interesa redactar.

En el trabajo de Eliana se evidencia un amor sincero por las formas que con esfuerzo reunieron y usaron nuestros familiares y conciudadanos, miembros de una generación que pronto desaparecerá. Su valor estético y utilitario para observadores como Eliana va en aumento. Son los espacios que habitaron y habitamos y los objetos sobre los que descansaron y aún descansamos para tomar una bebida caliente con un cálido respeto por “nuestros mayores”. Más que un ejercicio de nostalgia, la mirada de Eliana es una liviana versión de una condición trágica. Aunque inevitablemente melancólica, el nivel de detalle se aligera a través de los amables colores y gruesos trazos de los marcadores gráficos que utiliza para hacer sus dibujos. El trabajo de Eliana, como un homenaje a la sensibilidad, sugiere avanzar sin olvidar. Sus graciosos recorridos son una celebración y a la vez una bandera de alerta.

Trabajos como éste deberían recorrer nuestras ciudades; y si fuera posible que las corbatas de la finca raíz estuvieran para tomar una copa el día de la inauguración, tal vez se lograría el crimen perfecto, o mejor aún, una fiesta inolvidable.

La Sultana
[JTG]

————————-

*Eliana Otta. Artista limeña, co-dirigía el espacio La Culpable en Lima, Perú; co-editora de la revista Juanacha. Ha presentado su obra en Colombia en las exposiciones Casa de Citas, 2009, Medellín; Piratería Sentimental II, 2009, Bogotá;  MDE07, 2007, Medellín. Recientemente participó del workshop organizado por Helena producciones en Juanchaco, Ladrilleros, La Barra.

————————-
Fragmentos de la entrevista realizada a Eliana Otta por La Sultana, vía mail el 9/9/10
(la entrevista se realizó con el animo de conocer el trabajo reciente de Eliana para el proceso de selección de la muestra)

YC: Ha pasado un tiempo no muy largo después del work- shop de Helena producciones, al cual estuviste invitada; los dibujos realizados durante el proceso (Juanchaco, Ladrilleros, La Barra) están en Cali, ¿de qué manera -si es el caso- los lugares modifican la relación con tu trabajo constante de dibujar?
 
EO: (…) acerca de cómo los lugares modifican mi relación con el dibujo es una pregunta muy interesante y la verdad no la he pensado tan claramente aún. En todo caso creo que viendo los dibujos hechos en Ladrilleros, reconozco un camino que empezó con el Diario Gráfico Lima, pero que ha ido buscando su forma con el de Cusco y que esta vez ha mutado a casi prescindir del texto o a utilizar básicamente el texto ubicable en paredes y carteles. Mi posición de narradora se ha articulado más desde el agrupamiento de imágenes y tratar de explotar lo que puede detonar/denotar su asociación. Probablemente porque al desconocer en profundidad el contexto donde me ubicaba haciendo los dibujos y al estar construyéndose mi relación afectiva con el espacio a medida que los iba haciendo, no me sentía “en la autoridad” de escribir tanto sobre él como en los lugares de mi país. Creo que en este caso me pareció suficientemente potente reunir algunas imágenes que a mi como visitante me impactaban y a partir de las cuales empecé a leer el lugar.

YC: Siguiendo con el trabajo en el Pacífico, durante la muestra final en Juanchaco ¿se dio la oportunidad de escuchar alguna lectura o comentario sobre los dibujos?, ¿surgió alguna lucha particular para seleccionar los lugares y las escenas dibujadas?  Es curioso que al ver esa serie, y pese a reconocer los lugares, no encuentro de todo el sitio y no sé si era realmente importante que los dibujos remitieran al lugar. 
 
EO: Durante la muestra no conversamos mucho sobre los trabajos, aunque en general fueron muy bien recibidos y era divertido observar cómo la gente del pueblo disfrutaba reconociendo sus negocios o cosas que les eran familiares. Las imágenes que seleccioné eran en general las que más me llamaron la atención al llegar y luego fui encontrando los hilos conductores entre ellas. Creo que no es tan importante para mi que se reconozca el lugar en un sentido físico/ geográfico, como tratar de ofrecer indicios de sus características culturales. De la misma manera el Diario Gráfico de Lima toma como punto de referencia el círculo amical en el que me desenvuelvo y el de Cusco trata de escapar de las habituales referencias con las que describimos o encasillamos ese lugar. En el caso de Cusco me interesaba especialmente desviarme de mostrar una ruta turística y probablemente algo de eso hay también en los dibujos de Juanchaco y Ladrilleros, donde por ejemplo casi no hay rastro de naturaleza o de la belleza del entorno. Aparece como de refilón en relación al uso del espacio que le da la gente (las sillas esperando ser tomadas por bañistas/bebedores, alrededor de la llanta puesta sobre un aparente pedazo de tronco de palmera, detrás de las rejas de la base militar). Creo que porque casi siempre lo que me llama la atención es la forma en que las personas usan las cosas y el espacio y la manera en que esto habla de características culturales especifícas.

 Si desea leer la entrevista completa ingrese a www.lasultana.org

Galería La Sultana agradece a Eliana Otta y a todo el equipo de lugar a dudas por el trabajo mancomunado para la realización de esta muestra.

www.lugaradudas.org
www.lasultana.org