iA


Casa en Granada

by admin

En una revitalizada casa en el barrio Granada de Cali, funciona una organización cultural sin ánimo de lucro llamada Lugar a Dudas. Un descomplicado equipo de 7 artistas está encargado de programar y coordinar las actividades que se realizan todas las semanas allí y que están enfocadas en la reflexión y la práctica de las artes visuales y el cine contemporáneo. El proyecto fue puesto en marcha a comienzos de 2005 por Oscar Muñoz, artista visual nacido en Popayán quien vive y trabaja hace años en Cali, y Sally Mizrachi (a cargo de la coordinación general del espacio). En esta casa, el grupo de trabajo desarrolla una plataforma para la investigación y la producción, ofreciendo exposiciones, un programa de formación y un centro de documentación que se despliega como una enredadera por su espacio físico. Este laboratorio interdisciplinario, abre sus puertas todos los días a cualquier tipo de público interesado en sus actividades y servicios.

El Centro de Documentación de Lugar a Dudas esta especializado en publicaciones de arte y proyectos editoriales de diferentes disciplinas: Crece cada día con aportes de artistas y organizaciones que han pasado por la casa y que desde otros paises se han enterado de la pasión y el compromiso que tiene el equipo por conformar y mantener vivo dicho acervo. Muchos envían su producción editorial porque saben tendrá la circulación y el cuidado que se merecen.

Este centro para las Artes ha venido cobrando relevancia para el arte contemporáneo colombiano y latinoamericano, lo que ha movilizado el patrocinio de fundaciones culturales internacionales que posibilitan que las actividades se puedan realizar. Sin embargo hay un dialogo que se podría continuar con organizaciones privadas para involucrarlas de una manera fluida y saludable a este tipo de proyectos tan importantes para la ciudad.

Además de los ciclos semanales de cine en su patio central, Lugar a Dudas ofrece charlas, conferencias y talleres dictados por artistas nacionales e internacionales. El Programa Internacional de Residencias para Artistas e Investigadores estimula, en palabras de sus gestores, “… la convivencia compartida, como recurso inspirador y eficaz para activar la circulación del conocimiento; la interacción con otros artistas y contextos.” Dicha interacción tiene su origen en el patio trasero de la casa, desde donde se proyectan hacia el resto del espacio de la ciudad las prácticas artísticas y las reflexiones críticas de artistas, gestores culturales, profesores, curadores y cineastas; todo esto gracias a estos nuevos formatos diseñados para acercar a los interesados a los contenidos y a las formas artísticas contemporáneas.